Un deber inexcusable

Burgos, 7 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Hoy a las 12, nuestra amiga Noemí Patricia Vázquez Álvarez, expone y defiende su tesis doctoral, titulada “Proyectos de diseño en moda. Análisis de sus fases, procesos, coreografía didáctica y resultados”.

Por ello, nos esperan a las 11 de la mañana en la Facultad de Educación de la Universidad de Burgos.

Como se trata de un acto público que comienza a las 12 del mediodía y, como todavía no ha empezado la escuela, ha venido mucha gente a mirar y a animar… Incluso ha venido la prensa a hacer fotos.

Nuestra amiga lo ha hecho muy bien (¡no esperábamos menos de ella!) y le ha puesto muy buena nota: un Sobresaliente, con mención Cum Laude por unanimidad.

¡ E N H O R A B U E N A !

Después, como manda la tradición, nos hemos ido todos a comer todos juntos… Y, luego, “cada mochuelo a su olivo”, por lo que hemos vuelto a tener la tarde libre. ¿Que hemos hecho? … Otro viaje con el Tren Chú-Chú.

Todos los viajes son interesantes porque nos permiten hacer nuevos amigos.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

Anuncios

Una tarde libre

Burgos, 6 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Como somos doctores, doctores por simpatía, nos han nombrado vocales del tribunal que procederá a juzgar la Tesis doctoral presentada por D. Noemí Patricia Vázquez Álvarez, titulada “Proyectos de diseño en moda. Análisis de sus fases, procesos, coreografía didáctica y resultados”.

La Universidad de Burgos lo ha organizado todo la universidad: el avión, el autobús de línea, el hotel…, así que nos vamos todos juntos de excursión a Burgos.

El viaje ha sido un pocos pesado: más de una hora de avión y más de tres horas de carretera con el bus, pero el paisaje es muy bonito: no sabemos porque se llaman Castilla si no hemos visto ningún castillo. Eso sí, hemos podido hacer nuevos amigos.

En fin, ha sido un largo viaje, desde Madrid a Burgos, cruzando toda Castilla-León en autobús, pero teníamos que llegar un día antes para estar descansados.

Nuestra llegada al hotel ha sido apoteósica: nos han dado una habitación más grande que nuestra casa. Pero, ¡ojo!, antes ya habíamos ido a recepción para que nos cambiasen el Duplex (con escaleras y todo) por algo más sencillo. En este hotel vamos a estar de lujo.

Se ha hecho la hora de comer y no hemos tenido que buscar mucho para encontrar un coqueto restaurante con un menú interesante.

De primero, alubias rojas con morcilla (no nos hemos comido la morcilla porque engorda).

De segundo, cochinillo asado (y luego frito como un torrezno para que toda la piel que muy crujiente).

De postre, cuajada con miel (lo más ligero que había en el menú).

Y, luego, nos hemos acercado a la Catedral a saludar a más amigos.

Como tenemos toda la tarde libre, para nosotros solos, hemos decidido seguir nuestro viaje por Burgos city con el Tren Chú-Chú.

El recorrido comienza en la Catedral, recorre las callejuelas de la ciudad montaña arriba hasta el castillo y para en un mirador.

El trenecito sigue camino montaña abajo…

… y la visita termina otra vez en la Catedral.

Más tarde, un poco de cultura en el Museo de la Evolución Humana, ya que no teníamos tiempo de acercarnos hasta Atapuerca a visitar a más amigos, que ya están muy mayores.

A útima hora de la tarde nos han venido a buscar al hotel para salir a cenar todos los miembros del Tribunal juntos. La noche era joven, la temperatura de 12 grados muy agradable, pero nos hemos retirado pronto (a la una de la madrugada, o así) para descansar, porque mañana tenemos que estar frescos como muchas rosas.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

Hasta en la sopa…

San Petesburgo-Frankfurt-Palma, 9 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

El crucero ya ha terminado y solo falta escribir la crónica gastronómica del viaje. Ya sabeis que somos muy especiales con la comida, pero hemos de reconocer que este año en Rusia hemos comido bien. Además, nos ha atendido personalmente nuestra nueva amiga, la cocinera del barco. Al contrario que a Mafalda, a nosotros sí que nos gusta la sopa, y hemos comido sopa hasta en la sopa. Así que aquí teneis nuestra colección de sopas, que comenzamos con sopa para desayunar:

Porridge (la miel de encima es para hacerlo más comestible).

Arroz con leche (literal, literal), sin limón, sin canela, sin azúcar, sin nada de nada más que arroz  con leche.

Continuamos con sopa para comer:

Sopa de fideos con pollo.

Sopa Solianka (sopa rusa de verduras con limón, aceitunas y salchicha).

Sopa de raviolis rusos.

Otra versión de la sopa Solianka (bastante más ácida y, esta vez, con crema agria).

Sopa Rassolnik (sopa rusa de pollo, verduras y pepinillo encurtido, con salsa agria).

Caldo de pollo.

Sopa Borscht con crema agria.

Y terminamos con sopa para cenar:

Sopa de verduras con jamon y crema agria.

Caldo de verduras con picatoste…

… aunque el caldo mejora mucho con barquitos de pan.

Más caldo de verduras…

… esta vez con hojadre (aunque, insisto, mejor con pan).

Otro caldo de verduras (hoy con tiras de tortilla).

Sopa de guisantes (o eso ponía en el menú, aunque nosotros no hemos visto los guisantes por ningún sitio)

Sopa de verduras.

Sopa Borscht con crema agria (para la cena rusa con el capitán).

Sopa de espinacas y huevo duro.

Crema de calabaza.

Como podeis ver esta vez no hemos pasado hambre como el año pasado en Sicilia, aunque hemos añorado mucho, muchísimo, el pan recién horneado, porque aqui solo te sirven pan de bolsa.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

¡Biba la rebolucion!

San Petersburgo, 8 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Hoy hemos sido madrugadores para llegar pronto al Hermitage y nos lo hemos encontrado lleno de tanques.

Pero que no cunda el panico, nosotros no hemos iniciado una revolucion, pero ya sabes lo que dicen… ¡No nos mires, únete! Así que ¡biba la rebolucion!, pero tampoco nos hemos quedado a mirar porque el Hermitage por dentro es más bonito de ver.

Pero, ¡lástima de los turistas! Hay chinos por todas partes. Hay tantos chinos que hasta los guías oficiales han pedido al museo que abran una puerta de entrada solo para ellos, y así no molesten a los demás.

A la salida del Hermitage parece que la cosa se había calmado un poco, porque ya había claveles en los tanques.

Como ayer llovío y no salimos mucho a la calle, hoy queríamos visitar museos, pero, somos unos desgraciados y nos ha pasado lo mismo que en Moscú: los martes cierran todos los museos estatales en Rusia.

Si no podemos ir de museos no hemos ido a comer. ¿Dónde? A Cháinaya Lozhka (La Cucharita), el restaurante que descrubrimos ayer en la Avenida Nevski Prospekt.

Por lo visto, se trata de una cadena de restaurantes, como el McDonalds, el Burger King o el Subway, pero de comida rusa y, aunque es de tipo self-service, la comida todavía se sirve en vajilla de loza.

Los camareros no hablan inglés, pero tienen una carta en inglés para que les señales lo que quieres comer.

¡Y hoy toca ensaladilla rusa!…

… que aquí se llama ensaladilla Olivier y la venden a peso (81 rublos los 100 gramos, 1,15 euros).

Hemos pedido el menú nº 3 (ensalada, sopa, crêpe salado, crêpe dulce y bebida) por 258 rublos (3,67 euros), y luego hemos pedido también un par de cosas más para probar alguna especialidad más del lugar. En total, nos hemos gastado 405 rublos (5,76 euros).

Como teníamos menú, la camarera nos ha pedido si queríamos un vaso de zumo o un té. Somos aventureros, pero no tanto, como para beber una bebida no identificada, así que hemos optado por el té.

La camarera nos da una taza, nos hace una señal y nos envia al mostrador de teteras, donde está la kettle con agua caliente y unas máquinas con diferentes variedades de te. ¡Todo un lujo para ser un restaurante tan económico!

Como hoy es nuestro último día en San Petersburgo, hemos contratado la visita a los canales de Sant  Petersburgo a la puesta de sol.

Hemos pasando por delante de la mansión donde  asesinaron a Rasputín.

Hemos sentido angustia al pasar por debajo e los puentes.

Incluso hemos pasado por delante de la escuela de diseño de San Petersburgo.

Y hemos visto la puesta de sol al entrar en el rio Neva.

En fin, ha sido una bonita manera de despedirnos de San Petersburgo.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

Plou i fa sol…

San Petersburgo, 7 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Esto es increible, aquí lo mismo hace sol que llega el diluvio universal… Y todo en menos de cinco minutos. A pesar del tiempo San Petersburgo es im-presionante, todo muy decadente, pero al fin y al  cabo es una ciudad magnífica. Para nosotros mucho más acogedora e interesante que Moscú.

Es impresionate encontrar colonias en medio de la ciudad, con su fábrica, su iglesia ortodoxa, sus casas para los trabajadores, su economato y todo lo que se necesita para no salir del espacio de trabajo.

Después de comer hemos sido un poco atrevidos y nos hemos arriesgado a salir del barco solos, para intentar llegar hasta el centro de la ciudad. Así que, salimos del puerto.

Cruzamos la calle y caminamos hasta la plaza donde está la parada de nuestro autobús de línea (K8).

Subimos al autobús, pagamos nuestro ticket (38 rublos, 0,54 euros) y nos sentamos.

Después, una vez llegamos a nuestro primer destino, que es el final de la línea (facil hasta ahora), cruzamos la calle hasta llegar a la estación de Lomonosovskaya.

Entramos, pasamos por el control de seguridad y compramos nuestos tolken (45 rubos, 0,64 euros).

Subimos al vagón y ya estamos camino de la avenida principal Nevski Prospekt, podemos encontrar el sitio más caro, como el centro comercial Gostiny Dvor (bonito por fuera, muy cutre por dentro).

Y, cruzando la calle, tenemos el sitio más económico, como el restaurante Cháinaya Lozhka, donde el menú más caro cuesta 258 rublos (3,67 euros).

Nosotros teníamos un plan…

…, pero como llovía un poco mucho bastante, hemos optado por visitar el metro de San Petesburgo, (la guía nos ha recomendado la línea roja de 1955), no es tan espectacular como el metro de Moscú, pero también tiene su encanto.

Incluso nos hemos atrevido a hacer una mini-ruta literaria desde la estación de Dostoeibskaya, en honor al escritor ruso Fiódor Dostoyevski.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

Una parada verde

Mandrogui, 6 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Hoy tocaba gimnasia matutina, pero hemos preferido ver como pasa el barco por la esclusa del Alto Svir.

Luego se ha puesto a llover, pero como no llegamos a Mandrogui hasta mediodía no nos ha importado demasiado. Aquí tenemos que hacer una “parada verde”, o lo que es lo mismo, jornada alternativa de shopping en un parque tematico de artesanos en medio del rio.

Como teníamos poca “comprera” hemos dado un paseo, pero no hemos llegado muy lejos por culpa de la lluvia. Nuestro plan era hacer la Ruta de los cuentos de Pushkin.

Para llegara hay que atravesar hasta el otro lado del rio con la barcaza para , pero lo hemos cancelado porque llovía a cántaros.

Despues de comer ha mejorado un poco el tiempo, y nos hemos dedicado a contemplar la arquitectura local visitando una casa…

… y otra casa más…

… y otra casa más…

… y otra casa más, esta vez en contrucción…

… con planos, para poder cotillear más y mejor.

Luego, ya saliendo de Mandrogui, hemos pasado por otra esclusa más, la del Bajo Svir.

No sabemos muy bien si el capitán es un gran navegante o un loco, porque pasamos siempre muy justos por todos los sitios.

En fin, ya estamos camino de San Petersburgo.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos

¡Qué bonito!

Kizhi, 5 de agosto de 2017

Queridas y queridos:

Amaneció lluvioso, pero no nos importa, porque no llegamos a nuestro siguiente parada hasta despuós de comer. Así que hemos comenzado el día mirando por la ventana y haciendo nuestra sesión de gimnasia matutina (a-dín, dva, tri, chye-tý-rye…; un, dos, tres, cuatro…).

Hoy por la tarde toca visitar la isla de Kizhi, una museo al aire libre declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1990.

Todo es bonito de ver y parece que estamos en un cuento de hadas…

… o  en la casa de la pradera, podeis elegir.

Acabamos ya las crónicas de hoy contados un detalle que nos ha parecido muy curioso. No hay amarres para todos los cruceros que navegamos así que los barcos atracan uno al lado del otro.

Lo que luego hacemos los pasajeros es cruzar todos los barcos hasta encontrar el nuestro.

Un saludo y hasta la próxima carta…

Los Amigos